La señorita Oyu

(Oyû-sama, Japón, 1951, Digital, 94’, AM18)
Dirección: Kenji Mizoguchi. Con  Kinuyo Tanaka, Nobuko Otowa.

Shinnosuke acepta casarse con Shizu con tal de poder estar cerca de su hermana Oyu, viuda y madre de un hijo. Las costumbres japonesas prohíben que Oyu se case porque su deber es educar a su hijo para que llegue a ser el jefe de la familia de su marido. Entre los tres se creará un extraño vínculo.

En 1951, entre El destino de la señora Yuki y La dama de Musashino (ambas protagonizadas por Kinuyo Tanaka), Mizoguchi trabajaba en sus más bellos retratos de mujeres. Amores contrariados o imposibles, bovarismo de las mujeres, bajezas de los hombres. Él está siempre al lado de las mujeres, nunca de los hombres. A este respecto, La señorita Oyu es un film que resume los otros, como un teorema que incluye todos los “casos de figura”, pero que sigue siendo, en sí mismo, excepcionalmente misterioso. (S.D.)