Lunes 9 de marzo al miércoles 1° de abril

Sendero de gloria

Kirk Douglas in memoriam

Parecía que Kirk Douglas iba a derrotar al tiempo y al espacio. Que seguiría cumpliendo años sin fin. Un siglo, 101, 102, 103… Issur Danielovitch Demsky nació en una familia de origen ruso judío. Su padre era trapero y abandonó el hogar familiar cuando Demsky era un crío. Creció rodeado de mujeres (tenía seis hermanas mayores), que fueron las primeras en pulir aquel diamante en bruto. Trabajó en más de 40 empleos desde adolescente y estudió en la Universidad de Saint Lawrence, donde se graduó en Letras. Posteriormente estudió en la American Academy of Dramatic Arts de Nueva York. En 1941, fue llamado a filas para incorporarse a la Armada. Herido en la Segunda Guerra Mundial, regresó a Nueva York, donde logró varios papeles teatrales apoyado por la joven actriz Lauren Bacall. En 1946, debutó en Hollywood con El extraño amor de Martha Ivers, de Lewis Milestone. Y tocó rapidísimamente el cielo de la industria cinematográfica. Tuvo un enorme cuidado en elegir con quién trabajaba y los guiones, sin miedo a que los personajes exprimieran su talento. Kirk Douglas muere habiendo logrado de sobra el objetivo de su Midge Kelly de El triunfador: «No quiero ser toda mi vida un ‘¡Oye, tú!’. Quiero que la gente me llame señor».

Gregorio Belinchón – Diario El País