El seminario de los viernes

Dictado por Roger Alan Koza

EL SEMINARIO DE LOS VIERNES

Jean-Marie Straub dijo en alguna oportunidad que había tardado más de veinte años para poder oír y ver una película. No se trataba de una metáfora, era más bien una confesión hiperbólica pero auténtica, destinada a la cita ocasional. Llevamos quince años sosteniendo este seminario e intentando verificar si sabemos ir hacia una película. Como siempre, acopiamos estímulos diversos; este año, un libro de Farber, el estudio de un cineasta japonés contemporáneo, películas desconocidas del hoy y del insondable pasado del cine. Los buenos estímulos ayudan. No podemos garantizar un aprendizaje cabal, sí nuestro intento de conformar una comunidad de personas en experiencia de aprendizaje. Sabemos que nos faltan cinco años para alcanzar el tiempo previsto por Straub, pero no tenemos temor y trataremos de ser osados para poder pensar a fondo qué es un plano, cómo funciona el montaje, qué relación se establece entre un film y otros con el mundo y muchas otras cosas.

(Roger Koza)

$1.400,00$1.600,00

Inscribite en el curso / Taller
La inscripción es válida como pago del mes 1

Limpiar

Si ya estás inscripta/o

  • Inicio de clases: 4 de junio
  • Día y Horario: viernes 16:30h
  • Duración: 4 meses
  • Cuota mensual: $1600 general / $1400 socios
  • Modalidad: Virtual
  • INSCRIPCIONES ABIERTAS TODO EL SEMINARIO
  • Inscripción: Para asegurar tu lugar deberás presionar el botón “INSCRIBIRME”. Este pago se acredita automáticamente como cuota del mes 1 (en este caso junio), por lo que para este mes NO DEBES presionar el botón abonar cuota, si en cambio para los meses siguientes.
  • Medios de pago: vía web por botón de pago con tu tarjeta de crédito o presencial en nuestro Cineclub abonando en efectivo o débito. (Bv San Juan 49/ Ciudad de Córdoba/ de 15.00 a 20.00h)

Desarrollo del taller:
Un seminario, este y el que fuera, tanto en su modalidad eclesiástica como secular, depende del encuentro de personas interesadas en indagar sobre cualquier materia de estudio. Pueden ser los escritos de Dionisio Areopagita, una novela de Vasili Grossman, la obra entera de Bruckner o Zappa, o las películas de Renoir o Mel Brooks; el objeto elegido varía, no la pasión compartida, porque un seminario conjura la soledad del curioso y le dispensa a este el reconocimiento de otros que como él o ella sienten el deseo de saber algo más y superarse. En efecto, muchas cosas pueden aprenderse en soledad, pero lo que sucede en un grupo de estudio acelera las posibilidades del aprendizaje. La contienda contra el no saber es interminable, saberse con otros en el camino de conocer no aminora el esmero personal pero sí le añade giros inesperados y perspectivas desconocidas para quien busca.

Durante 15 años ininterrumpidos, “El seminario de los viernes” se sostuvo en un plus que excede el acto en sí del conocimiento estricto pero lo presupone: el afecto. Misterioso sentimiento es este por el cual personas extrañas y de edades diferentes, aun de procedencias sociales dispares, pueden percibirse unidas momentáneamente, dado que una experiencia de encuentro detiene la rivalidad, la sospecha y la irritación y propicia una suspensión estética del egoísmo orientada a intensificar la escucha en la conversación bajo el propósito de amar el cine como una forma de saber. Lo que no significa desconocer el disenso y la confrontación dialéctica en la discusión, pero sí conceder que, en esta, no se trata de tener razón, sino de que en las razones de todos se divise a veces algo que no es del todo concebible desde la mirada propia. (Y esto poco tiene que ver con postular una suerte de verdad como consenso, una cómoda enunciación del simpático pragmatismo que desborda los límites de este texto). Lo cierto es que lo recién descripto sucedió siempre, desde el inicio, en cada viernes que nos encontramos cara a cara, desde el 2006 hasta el 2019.

Es difícil saber si podremos vencer el disimulado simulacro que proponen los encuentros virtuales, en el que nuestra imagen y nuestra voz es todo lo que podemos ofrecernos en la interacción fragmentada por rectángulos con ligeros movimientos en el interior. Dadas las circunstancias, llegó el momento de intentarlo. No será lo mismo, pero tal vez sí se podrá invocar conscientemente la fuerza del afecto compartido para contrarrestar la contundencia de una falta de lo real, donde el cuerpo entero es la condición inmediata de un aprendizaje que empieza al percibir la compañía de los otros.

El resto es lo de siempre. Pensar el cine, hacerlo viendo películas de hoy y ayer y eligiendo un conjunto de inquietudes que dirijan el deseo de saber algo más. Lleva tiempo, pero quien tiene ganas dispone de él, y no al revés.

A. Temas de exposición y análisis

Leer a Farber
En el 2020, se publicó un libro insoslayable: El fantasma material, de Gilberto Pérez. En este año, se publicó otro: Escritos fundamentales, de Manny Farber. Leer sus escritos resulta estimulante, puesto que desplaza la mirada (y la escucha) de un centro gravitatorio hermenéutico del análisis que suele privilegiarse en la recepción de películas. Intentar comprender el funcionamiento de la inteligencia de Farber no es justamente una tarea sencilla, menos aún intentar apropiarse de un sistema de lectura singularísimo, pues no se trata solamente de retomar sus preferencias y sus enconos, sino también de pensar en cómo repetir el gesto crítico de Farber y asimismo cuestionar, si fuera necesario, el alcance de una forma de concebir el cine y el análisis de las películas.

El desconocido señor Hamaguchi
En los últimos cinco años el joven cineasta japonés Ryûsuke Hamaguchi obtuvo algún que otro reconocimiento y sus películas empezaron a ser discutidas. Hasta hoy, la especialidad del cineasta radica en la escenificación de la vida sentimental y en los efectos que tienen los lazos afectivos en la intimidad. No es todo, porque también le ha interesado indagar los efectos de un desastre natural en la intimidad. Cubrir la obra completa de un cineasta no es otra cosa que volver a la vieja política de los autores. Es decir: elucidar la política de la forma en las películas del Hamaguchi y justificar, al elegirlo, porque ya es en sí una vindicación de que este es un director de los que importa, nuestra toma de posición frente a la valoración de la obra del cineasta.

El movimiento perpetuo o los viajes en el cine
En esta sección del programa, se verán películas que trabajen sobre los viajes en general, lo que implica un desarrollo de múltiples variables. En lo narrativo, el recurso de la elipsis; en el orden de lo simbólico, la reconstrucción de una cultura real o imaginaria, diferenciada de aquella que propone el viaje por fuera (el film en sí) y por dentro (los protagonistas). Es que el tema de los viajes en el cine conlleva trabajar sobre dos ejes determinantes de cualquier film: el espacio y el tiempo, siempre articulados en la duración, tercera experiencia de la recepción, que implica y tiene por condición el movimiento. Aquí prestaremos atención a los viajes al pasado y al futuro, como también a civilizaciones ajenas y lejanas, sin dejar de concebir que existe un viaje interior a la propia conciencia, que puede ser aún más misteriosa que los confines de un planeta.

Las películas secretas, las de ayer y hoy
A través de una selección de películas recientes y pretéritas que no han llamado la atención por motivos diversos se intenta pensar el cine del presente (y del pasado), a propósito de lo que ha sido marginalizado y menos todavía canonizado. Una propuesta a contramano de premios y laureles, aunque en alguna que otra ocasión algunas películas vindicadas y reconocidas sí serán tomadas en consideración para trabajar sobre contrastes y similitudes.

B. Metodología
1. Exposición conceptual del coordinador y discusión colectiva sobre los textos leídos y las películas exhibidas en el curso. Revisión analítica de secuencias de películas seleccionadas.

2. Proyección de películas
Después de cada exposición y encuentro, tras una pausa de 30 minutos, estará disponible por tres horas la película elegida para cada encuentro. Un día después, en un horario a establecer, la película volverá a estar disponible por otras tres horas.

 

Sobre el docente:
Roger Koza (1968). Crítico de cine (La Voz del Interior, Revista Ñ, Quid, Televisión Pública, Canal 10 de Córdoba, 102.3. Más que música) y programador (Doc Buenos Aires, Viennale, Filmfest Hamburg, FICIC). Responsable del sitio conlosojosabiertos.com.

Informes:

cursos@cineclubmunicipal.org.ar

www.cineclubmunicipal.org.ar

    ¿Te quedaste con alguna duda sobre el taller? ¿Querés consultarnos?

    Consulta

    Nombre y Apellido

    DNI

    Celular

    Correo electrónico