La lección

(Urok, Bulgaria / Grecia, 2014, Digital HD, 111′, ATP)
Dirección: Kristina Grozeva, Petar Valchanov. Con Margita Gosheva, Ivan Barnev.

En un pequeño pueblo de Bulgaria, Nadezhda, una joven profesora, trata de descubrir al alumno que roba en su clase, de manera que pueda enseñarle una lección acerca de lo que está bien y lo que está mal. Pero cuando se endeuda con prestamistas, ¿puede ella saber cuál es el camino correcto? ¿Qué hace que una persona decente se convierta en delincuente?

 

Selección Oficial – Rotterdam International Film Festival 2015

Mejor Director Novel – San Sebastián International Film Festival 2014

Mejor Guion – Thessaloniki Film Festival 2014

“Promisoria ópera prima de los búlgaros Kristina Grozeva y Petar Valchanov, que en una concisa, apretada hora y media, es capaz de hacer de un pequeño pero dramático caso en particular la pintura de toda una sociedad en crisis y en conflicto consigo misma. Nadezhda, una profesora de inglés de un colegio secundario de provincia, lejos de la capital, Sofía, descubre que en su clase uno de sus alumnos roba el pequeño dinero de bolsillo de sus compañeros. Pero mientras intenta desenmascarar al culpable, se enfrenta a un problema mucho mayor: sin que ella lo sepa, su marido se ha enterrado en deudas con el banco y la casa que comparten con su pequeña hija está a punto de ser rematada. Para impedirlo, Nadezhda a su vez se sumergirá en una pesadilla aún mayor, que la hará caer en las manos de un prestamista.

Rodada con el pulso tenso y la cámara en mano que impusieron como marca de estilo los hermanos Dardenne, La lección pone magistralmente en escena al dinero como protagonista: es el dinero el que envicia las relaciones en su curso, en su matrimonio y hasta el que pone en peligro su propia vida, cuando se siente amenazada por la mafia de la usura. Con esa dignidad propia también de las heroínas de los Dardenne, Nadezhda luchará contra todo ello, pero sobre todo contra la humillación, que se ensaña aún más con ella por el solo hecho de ser mujer.»

 

Luciano Monteagudo – Página12