La ansiedad de Veronika Voss

(Die Sehnsucht der Veronika Voss, Alemania, 1982, Digital, 104’, AM18)
Dirección: Rainer Werner Fassbinder. Con Rosel Zech, Hilmar Thate.

Una famosa actriz alemana en el ocaso de su carrera recurre al alcohol y a las drogas con la esperanza de recuperar la fama perdida.

El drama de un hombre consiste en olvidar hasta sus sueños de infancia. El drama de un cineasta en haber crecido en un país sin sueños, y por lo tanto sin cine. Fassbinder murió a los treinta y seis años, controvertido, agotado. Se desgastó construyendo una casa para guardar sus sueños. Era una fábrica él solo. Con sus huelgas, sus automatismos, sus pequeños jefes, su trabajo en serio, su etiqueta de marca, todo. El sueño a fabricar era, me imagino, muy simple, encarnado por estrellas de la Ufa, Veronikas Voss a “salvar” de la pendiente fatal a la que eran arrastradas por la Historia (…). Pero el trabajo del cineasta Fassbinder habrá consistido en recrear una a una, exihilo, todas estas cosas reales, demasiado reales, fuera de las que un sueño no se encarna y continúa siendo nada más que una fabulación retro. En este trabajo desempeñó todos los papeles. Arqueólogo de su presente, “materializó” su sueño. Fue su comerciante. (S.D.)